Acné

Condiciones1
Condiciones2

Definición y causas

Es una condición común de la piel que inicia generalmente en la pubertad o adolescencia. Los cambios hormonales provocan un aumento de secreción de las glándulas sebáceas que junto con las células muertas de la piel y bacterias presentes en la piel provocan la aparición de granitos o espinillas.

Signos y síntomas

Se puede presentar desde puntos negros, barritos, espinillas hasta formas más severas como nódulos inflamados o pseudoquistes que dejan cicatrices importantes. Lo más común es que afecte la cara, pero también se puede presentar en cuello, pecho y espalda.

Diagnóstico

Es una condición de la piel muy característica por lo que el diagnóstico se realiza con la simple observación sin necesidad de pruebas adicionales.

Prevención

Algunas recomendaciones simples pueden ayudar a controlar el acné o evitar que empeore; lavar la cara mañana y noche, no usar cremas grasosas o maquillajes y no pellizcar los granitos para evitar cicatrices. Hay controversia sobre si los alimentos influyen o no, se recomienda llevar una dieta balanceada y evitar alimentos con un alto índice glicémico.

Tratamiento

Existen diferentes productos y medicamentos según el grado de severidad; jabones de limpieza, antibióticos tópicos, retinoides, antibióticos orales e isotretinoína para casos más severos. Hay algunas terapias que pueden usarse en conjunto para mejorar el acné y las cicatrices como los peelings, micropunciones, IPL y el láser CO2 fraccionado.

Conoce los tratamientos especializados para el acné

Rosácea

Img Rosacea1
Img Rosacea2

Definición y causas

Es una condición de la piel relativamente común que afecta más frecuentemente a las mujeres. La causa exacta no se conoce, pero intervienen factores hereditarios y ambientales como la exposición solar, consumo de alimentos calientes, picantes o condimentados, tabaquismo y bebidas alcohólicas. Todo ello porque provoca la dilatación de los vasos sanguíneos y con ello empeora el enrojecimiento.

Signos y síntomas

Provoca enrojecimiento, granitos rojos y vasos sanguíneos visibles en la cara, generalmente en la nariz y mejillas. De manera crónica puede provocar engrosamiento de la piel de la nariz o mentón y en ocasiones puede afectar los ojos con irritación y enrojecimiento que deberá de ser tratado por un oftalmólogo.

Diagnóstico

Las manifestaciones clínicas son características por lo que generalmente no se requiere de estudios adicionales.

Prevención

La prevención va encaminando en evitar los desencadenantes como la exposición solar, consumo de alimentos calientes, picantes o condimentados, tabaquismo y bebidas alcohólicas ya que provocan la dilatación de los vasos sanguíneos y con ello empeoran el enrojecimiento.

Tratamiento

Existen diversos medicamentos que ayudan a disminuir el enrojecimiento como la brimonidina u oximetazolina. El ácido azelaico, metronidazol o ivermectina controlan la aparición de granitos y algunas otras terapias como el láser se emplean para eliminar el enrojecimiento y los vasitos sanguíneos visibles.

Conoce los tratamientos especializados para la rosácea